Suscribir:

24 junio 2010

París: Île de la Cité / Francia

El primer asentamiento humano de Paris se instaló en la Ile de la Cité, y fue el centro político y religioso de la ciudad hasta la Edad Media.
es la cuna de Paris, la isla más grande del Sena donde 200 años a.C. se instaló la tribu celta de los parisii y fundó su ciudad, Lutecia. La pujante París, reputada por sus bateleros, fue proclamada capital del reino durante el reinado de Clovis, en el año 506, y la isla tomó entonces el nombre de Cité. Totalmente fortificada, debió soportar los múltiples y terribles ataques de los normandos.
Durante toda la Edad Media, la isla desbordaría de vida; la población en constante aumento se trasladaba poco a poco a las orillas del Sena, y política, espiritual y culturalmente la isla sería el centro de atracción de toda Europa. En esta época fueron construidos sus tres principales monumentos: el Palacio Real -luego la Conciergerie, dentro del palacio la Sainte Chapelle, y la Catedral de Notre Dame.
Con sus 26 hectáreas, la isla de la Cité contaba antes de la Revolución con veinte iglesias, cuatro capillas, el palacio del arzobispo de París, cuatro plazas públicas, dos hospitales, una biblioteca, alrededor de 46 calles y cerca de 15.000 habitantes. Luego de importantes trabajos de urbanización, que consistieron sobre todo en la apertura de calles más amplias que permitieran la entrada de luz solar y el arrasamiento de barrios insalubres, la construcción una iglesia -Notre Dame-, una capilla -la Sainte Chapelle-, un hospital - el Hotel de Dieu-, la Conciergerie y el palacio de Justicia, la Prefectura de Policía, cuatro plazas -Vert-Galant, Dauphine, Ile de France y la plaza Louis-Lépine, donde se encuentra el mercado de flores- y trece calles.
»» Edificios y espacios de interés:
» Pont Neuf: Pese a su nombre ('Puente Nuevo') este puente es el más antiguo de París y ha sido inmortalizado por las más grandes figuras literarias y artísticas desde su construcción. La primera piedra la puso Enrique III en 1578, pero fue Enrique IV (cuya estatua se yergue en la parte central) quien lo inauguró y le dio su nombre en 1607.
» La Sainte Chapelle (2 Boulevard du Palais): Concebida por el rey Luis IX (San Luis luego de su canonización) como un relicario gigante, guardaba la corona de espinas de Cristo y un trozo de la Santa Cruz. La Sainte Chapelle es considerada una verdadera joya del arte gótico. Edificada en el corazón del Palacio de la Cité (Conciergerie), su historia se remonta al siglo XIII. Ningún documento dejó testimonio acerca del autor del proyecto de la capilla; en general se reconoce a Pierre de Montreuil, quien trabajó en Notre Dame y en la abadía de Saint Denis, como el hacedor de la obra. La Sainte Chapelle fue construida entre 1241 y 1248; un tiempo récord para la época.
Debía servir también como capilla real. Estaba compuesta, en realidad, de dos capillas superpuestas: La inferior estaba destinada a la gente común del palacio y la superior, a la familia real. La capilla baja fue dedicada a la Virgen María. Por medio de una escalera de caracol se accede a la capilla alta, concebida como un relicario monumental, delicadamente pintada y trabajada. Los muros fueron totalmente evitados, instalando en su lugar enormes vitrales que representan escenas religiosas. La luz que penetra por estos vitrales (colores dominantes son el rojo y el azul), da a la capilla un aire de magnificencia. Es aquí donde se conservan las reliquias, en un imponente relicario de plata y cobre.
La Sainte Chapelle se vio afectada por dos incendios, en 1630 y 1776. Los vitrales de la capilla baja fueron destruidos luego de una crecida del Sena en 1690. Durante la Revolución, fue despojada de sus tesoros, algunas estatuas fueron desfiguradas, el mobiliario de la capilla alta desapareció y el relicario fue retirado para su fundición. La Corona de espinas fue salvada y enviada finalmente a Notre Dame. Perdiendo así su función original, en 1803 la Sainte Chapelle fue convertida en lugar de archivo.
Se propone un plan de restauración, que llevan adelante entre 1840 y 1868 Felix Duban, Jean Baptiste Lassus y Emile Boeswillwald, bajo consejo de Viollet-le-Duc, el mismo que encarara la restauración de la catedral de Notre Dame. De los enormes vitrales de la capilla alta, dos tercios son los originales, y constituyen el conjunto más completo del arte del vitral del siglo XIII [Fuente: Mundo City] [Saber más].

» La Conciergerie (1 Quai de l'Horloge): La Conciergerie, el imponente edificio que ocupa el extremo occidental de Ile de la Cité, es el vestigio del más antiguo palacio real de Paris, convertido en prisión en el siglo XV. Habiendo sido sitio de residencia real ya desde épocas de los romanos, fueron los Capetos quienes desde el siglo X, para demostrar su poder frente a los señores feudales, construyeron el enorme palacio.
Entre los siglos XIII y XIV, Felipe el Hermoso lo amplía y embellece aún más, haciendo del palacio la más suntuosa residencia real de la Europa medieval, al tiempo que constituía un centro administrativo importante. De esta época se conservan la Salle de Gens d'Armes y las cocinas que construyera Juan el Bueno. A partir del reinado de Carlos V de Francia, a fines del siglo XIV, los reyes abandonaron el Palacio de la Cité para ocupar el Louvre y Vincennes, dejando al Concierge la guardia del viejo palacio y confiándole poderes de policía y justicia. Así, las partes bajas del edificio fueron convertidas en prisión. Para el siglo XV, era ya la prisión más importante de la ciudad.
Esta función carcelaria se afirmó con el paso del tiempo, y en 1793 la Conciergerie llegó a ser el principal lugar de detención de prisioneros de la justicia revolucionaria. Considerada la antesala de la muerte, difícilmente un detenido salía en libertad, víctima de una justicia expeditiva y sangrienta. En total, el Tribunal Revolucionario dejaría un saldo de 2700 muertos durante 718 días de ejercicio, entre ellos la reina María Antonieta de Austria, Robespierre, Danton, los 21 diputados girondinos y muchos otros personajes destacados de Paris.
Desde el fin del Terror, el palacio fue dedicado a la nueva organización judicial. Renovada y restaurada durante el siglo XIX, la Conciergerie siguió siendo lugar de justicia, ejecuciones y sentencias durante casi todo el siglo XIX. Destruida por incendios durante los acontecimientos de la Comuna en 1871, su restauración llevó una veintena de años. Si bien fue declarada Monumento Histórico en 1862, sólo en 1934 dejó de cumplir funciones carcelarias.
La enorme Salle de Gens d'Armes da una idea de la magnificencia del palacio en época de los Capetos. Esta sala excepcional, construida a principios del siglo XIV, servía de comedor al personal al servicio del rey. Durante la Revolución, esta vasta sala fue compartimentada para albergar miles de prisioneros. La Cour de Femmes era el espacio destinado a las mujeres. A orillas del Sena destacan en el imponente edificio cuatro torres: La Tour de l'Horloge, la Tour Bombec, la Tour d'Argent y la Tour de César. La torre de l'Horloge, al noreste de la Conciergerie, fue construida por Juan II y en ella se colocó el primer reloj público de Paris. El antiguo reloj fue reemplazado en 1585 por el que se ve actualmente [Fuente: Mundo City].
» Palais de Justice (2 Boulevard de Palais): Este enorme bloque de edificios, ocupados por las salas de justicia de París, abarcha toda la anchura de la île de la Cité. Ofrece una vista espléndida, con sus torres góticas dominando los muelles. El lugar estuvo habitado desde el tiempo de los romanos. Fue sede de la corona hasta que Carlos V trasladó la corte al Marais tras una sangrienta revuelta en 1358. En abril de 1793 el famoso Tribunal Reolucionario empezó a impartir justicia desde aquí. Actualmente este lugar encarna el gran legado de Napoléon, el sistema judicial francés. Los juicios suelen ser públicos.
» Catedral Notre-Dame de París (6 Place de Parvis-Notre Dame): La Catedral Notre Dame de París [Web oficial] es uno de los símbolos de la ciudad. Si bien no es la catedral más grande de Francia, es una de sus obras de arte gótico más remarcables.
Situada en la parte este de Ile de la Cité, su fachada mira hacia el oeste y da sobre la plaza Notre Dame, donde se encuentra el punto cero desde el que se cuentan todas las distancias de Francia. Sus dimensiones alcanzan los 130 metros de largo por 48 metros de ancho y una altura total de 69 metros.
La fachada presenta tres grandes portales. El Portal del Juicio Final, el más importante al centro, muestra esculturas representando la resurrección de los muertos, un ángel con una balanza pesando virtudes y pecados y demonios que se llevan las almas pecadoras, imágenes que sin duda habrán tenido gran peso en el inconsciente popular en la Edad Media. Los dos portales laterales fueron consagrados a la Virgen María y a Santa Ana, su madre.
A unos 20 metros del suelo, una galería con 28 estatuas se levanta por encima de los portales. Cada estatua, de 3,5 metros de altura, representa los 28 reyes de Judea que precedieron la llegada de Cristo. De las estatuas originales medievales sólo quedan fragmentos, ya que durante la Revolución fueron destruidas creyendo que representaban reyes franceses.
Sobre el portal central se destaca el gran vitral circular de la roseta, de casi 10 metros de diámetro, uno de los elementos más notorios de la fachada. Sin embargo, este vitral no es el más grande de la catedral, ya que las fachadas norte y sur presentan vitrales de 13 metros de diámetro. Por encima de la roseta, una hilera de columnas y luego las dos torres con campanario completan la cara oeste.
El lugar donde se encuentra la catedral estuvo desde mucho tiempo antes de su construcción ligado a las actividades religiosas. La tribu celta de los parisii, los primeros habitantes de la isla, al parecer celebraban allí sus rituales y posteriormente los romanos habían erigido un templo en honor a Júpiter. Una primera iglesia cristiana se habría construido luego en honor a Saint Etienne, y sobre ella una iglesia románica, que es la que perduró hasta 1163, año en que el arzobispo Maurice de Sully decidió la construcción de la catedral.
La edificación coincidió con un período de prosperidad y de creciente dominio de la ciudad, por lo cual la obra debía reflejar este poderío. Así, la edificación se realizó sin interrupciones por problemas económicos, aunque sólo se dio por concluida a mediados del siglo XIV. Lla Catedral sufrió numerosas modificaciones y restauraciones, la más notable emprendida en 1844 por Eugene Viollet-le-Duc y Jean-Baptiste Lassus. Más recientemente, en 1965, excavaciones bajo la catedral revelaron la existencia de catacumbas de la época romana y habitaciones medievales.
Víctor Hugo escribió en 1831 su novela "Notre Dame de París". Situando los acontecimientos en la catedral durante la Edad Media, narra la historia de Quasimodo, el jorobado que se enamora de la bella gitana Esmeralda y sufre el hostigamiento de su tío Frolo. Su ilustración poética de la arquitectura de la catedral permitió a muchos descubrirla de una forma diferente [Fuente: Mundo City].
» Cripta arqueológica del atrio de Notre Dame (Place du Parvis Notre-Dame): La cripta arqueológica del atrio de Notre Dame (también conocida como Cripta del Antiguo París o, simplemente, Cripta Arqueológica de París) es un complejo parisino que recoge vestigios encontrados en excavaciones arqueológicas pertenecientes a edificios anteriores a 1750. Existen restos encontrados en excavaciones arqueologicas de todas las epocas pertenecientes a edificios. Desde la Antigüedad (salas galo-romanas), pasando por la Edad Media (restos medievales de la calle Neuve Notre-Dame) y llegando al siglo XIX (cimientos del Hospicio des Enfants-Trouvés, trazado de las alcantarillas haussmanniens…) [Más info en Wikipedia].
» Île de St-Louis: A través del Pont St-Louis desde la Île de la Cité, se accede a la pequeña Île, un remanso de tranquilas calles y barrios al lado del Sena. Casi todo en la isla fue construido en un estilo clásico en el siglo XVII. La iglesia de St-Louis-en-Île, con su interior barroco decorado con doraduras y mármol, fue completada en 1726 a partir de los planos del arquitecto real Louis de Vau, residente en la isla. Destaca el reloj de hierro de 1741 en la entrada, la calada aguja de hierro y una placa donada en 1926 por la ciudad estadounidense de San Luis. La iglesia está también hermanada con la catedral de Cartago, en Túnez, donde san Luis fue enterrado.
»» Fuente principal del texto: Île de la Cité (Mundo City)
»» Bibliografía: » Francia (Guías Visuales El País Aguilar)