25 junio 2016

Carcassonne (Francia): La Cité

Cité de Carcassonne (Francia)
La Cité (ciudadela) de Carcassonne (Francia) es un conjunto medieval perfectamente restaurado y protegido por la Unesco al ser declarada en 1997 Patrimonio de la Humanidad. Situada en lo alto de una escarpada loma junto al río Aude, en la región Languedoc-Rosellón, parece salida de un cuento de hadas, con sus torreones y murallas, sobre la Ville Basse o Ciudad Baja. La ciudad es conocida por su ciudadela amurallada, un conjunto arquitectónico medieval.
La posición estratégica de la ciudadela entre el Atlántico y el Mediterráneo, y entre la Península Ibérica y el resto de Europa, se tuvo ya en cuenta en los primeros asentamientos, consolidados por los romanos en el siglo II a. C., y en la Edad Media se convirtió en punto estratégico en los conflictos militares. En su momento de mayor auge, en el siglo XII, estaba gobernada por los Trencavel, quienes construyeron el château y la catedral. Los avances militares y el tratado de los Pirineos en 1659 redefinieron la frontera franco-española, con lo que esta soberbia fortificación comenzó su declive. La dedicación del arquitecto historiador Eugène Viollet-le-Duc (1814-1879) llevó a su restauración en el siglo XIX.

Carcassonne histórica
»» Un poco de historia: 
Los primeros habitantes conocidos se instalan en Carsac, cerda de Carcassonne, durante el Neolítico. En el siglo VI a. C. este lugar es abandonado por un oppidum (Carcasso) situado en el emplazamiento actual de la Cité, que sería integrado en el siglo I a. C. al imperio romano y transformado en un castellum en el siglo IV. A partir de entonces la Cité conocerá largos periodos de ocupación de visigodos (del 460 al 725) y sarracenos (del 725 al 759). Integrado en el siglo VIII al reino franco, enseguida se convierte en un importante condado. A la muerte de Carlomagno, el desmembramiento del imperio da paso a la época feudal y con ello a la dinastía Trencavel.
Cité Médiévale (Carcassonne)
En 1208, para combatir la herejía cátara, el papa Inocencio III declara una cruzada interior contra los albigenses. Simon de Montfort, a la cabeza del ejército cruzado, asedia la Cité y la rinde el 15 de agosto de 1209, haciendo prisionero a Raymond Roger Trencavel (1185-1209), vizconde de Carcasona (1194-1209), quien había protegido a los cátaros en sus tierras. La ciudadela y las tierras de los Trencavel son transferidas a Simon de Montfort y en 1224 al rey de Francia, quien convierte a Carcassonne en una senescalía, sustituyendo al sistema feudal occitano. Luis IX (1215-1270) la transforma en una fortaleza real, cabeza de un dispositivo defensivo de la frontera franco-española y autoriza en 1247 a sus habitantes la construcción de una bastilla (Bastide Saint-Louis) en el lado izquierdo del río Aude, según un plan en damero. En 1355, la Bastide es incendiada por el Príncipe de Gales, llamado Príncipe Negro por el color de su armadura, inmediatamente reconstruida con una menor superficie y rodeada de una muralla. Mientras esta nueva ciudad se desborda de actividad, la ciudadela se reafirma en su papel de fortaleza real.
Cité (Carcassonne)
En 1590, tras las Guerras de Religión, la Cité, al contrario que la Bastide, no reconoce a Enrique IV como rey de Francia porque era hugonote. Un violento conflicto divide a la ciudad durante varios meses. Después del Tratado de los Pirineos (1659), la Cité pierde su papel de puesto fronterizo y su preeminencia, lo que provoca su progresivo abandono. La producción de tejidos se convierte en la actividad principal de Carcassonne. Hacia 1780 comienza a decaer esta industria en la ciudad y no será hasta la III República cuando recupere su dinamismo económico gracias a la viticultura y otras pequeñas industrias. En el siglo XIX la Cité está muy deteriorada y sería gracias a la acción concertada de Jean-Pierre Cros-Mayrevieille, erudito carcasonense, Prosper Mérimée (entonces inspector de los monumentos históricos franceses) y el célebre arquitecto Eugène Viollet-le-Duc como se salvaría de la demolición. Así, hoy en día se puede admirar la ciudad fortificada más completa de Europa. Carcassonne, con su Cité y el Canal du Midi, está clasificada como Patrimonio Mundial de la Humanidad (desde 1997), adquiriendo con ello un renombre internacional y un enclave turístico de gran relevancia.
Cité (Carcassonne)
»» Edificios y espacios de interés: 
»» La Cité [Web oficial]: Situada en la ribera derecha del Aude, la Cité es un monumento y al mismo tiempo un barrio de Carcassonne. El Estado es propietario de los fosos, las murallas, las lizas, las torres y el castillo condal. Las calles y las plazas dependen del municipio. Las casas pertenecen a particulares ya que es aún un lugar medieval amurallado todavía habitado, con dos recintos concéntricos que totalizan 3 km de murallas. Accesible de día y de noche, por la Puerta Narbonesa y la Puerta del Aude, una gran parte de la ciudad medieval se visita libremente. Su restauración ha sido siempre muy controvertida. Los detractores se quejan de que parece demasiado nueva, prefiriendo el aspecto anterior.
Para visitarla es idóneo realizar, en primer lugar, un paseo alrededor de los recintos para poder distinguir los diferentes periodos de construcción y percatarse del impacto que causaba la poderosa fortaleza. La visita al castillo condal y el recorrido de las cortinas del recinto interior permitirán descubrir la historia de la Cité y comprender la posición de sus defensores. Finalmente, hay que perderse en las callejuelas hasta la basílica de San Nazario, una de las iglesias más hermosas del Midi francés, y descubrir la ciudad baja con sus elegantes edificios, su plano de bastida medieval y su arte de vivir tipicamente languedoniano.
Porte Narbonnaise (Carcassonne)
» Las Portes: El recinto está perforada por cuatro puertas principales que dan acceso al interior de la ciudad. Las puertas se distribuyen a los cuatro puntos cardinales.
La Porte Narbonnaise (Puerta de Narbona), situada al este, se construyó hacia 1280 bajo el reinado de Felipe III el Atrevido. Se compone de dos enormes torres gemelas en espolón unidas por un castillete y presenta un doble sistema de cierre con un matacán, un rastrillo y batientes de madera, además de trampa. Las saeteras situadas en el suelo respondían a una concepción de defensa activa y al uso de la ballesta. La torre norte cuenta con una inmensa cisterna y la torre sur contiene un saladero. Su nombre se explica por su orientación hacia Narbona. En el siglo XIX, Viollet-le-Duc reformó las almenas y el techo de pizarras, además la dotó de un puente levadizo que no existía en sus orígenes. Junto a ella, el busto de la princesa Carcas, esposa del sarraceno Balaak, de quien toma el nombre la ciudad, da la bienvenida. La leyenda cuenta que una estratagema de la dama Carcas libró a la ciudad del asedio del ejército de Carlomagno, y para celebrarlo hicieron sonar todas las campanas de la ciudad exclamando '¡Carcas sona!'.
Porte d'Aude (Carcassonne)
La Porte d'Aude (Puerta del Aude), al oeste, está enfrente del río que lleva el mismo nombre y junto al castillo condal. Sólo perdura el camino rodeado por muros almenados. La puerta en sí es de origen visigodo. Sobre la entrada hay una puerta de entrada que no es de origen feudal, sino que han sido añadida por Viollet-le-Duc durante su restauración. Esta puerta con aspecto típicamente medieval, sirvió de decorado para numerosos rodajes de películas. Algo más lejos destacan dos altas murallas que custodian la rampa que unía el castillo con la barbacana del Aude, importante fortificación circular destruida en parte en 1816 y sustituida por la pequeña Église St. Gimer, obra de Violet-le-Duc de 1854 a 1859 y una de la tres iglesias diseñadas por el arquitecto. El sistema defensivo de esta puerta era compleja. Arcos elevados esconden falsas puertas que conducen a ninguna parte, este dispositivo fue pensado para engañar al enemigo.
Porte Bourg o Rodez (Carcassonne)
La Porte Bourg o Rodez está situada al norte. La puerta, bastante modesta, se perfora en las paredes entre las torres de Marquiere y Sansón y consta de muy pocas defensas. Son visibles, cerca de la puerta, los rastros de la muralla que protegía el antiguo burgo de Saint-Vincent. En la época visigótica la puerta estaba protegida por una especie de 'avant-corps' con un muro que se extendía hacia el burgo. Este edificio fue sustituido más tarde por una barbacana en las paredes exteriores, la barbacana de Notre-Dame.
Al sur, la Porte Saint-Nazaire fue construida en la torre del mismo nombre y una de las dos torres cuadradas de la Cité. La estructura de este complejo sistema de defensa quedó muy dañada y Viollet-le-Duc la reconstruyó entre 1864 y 1866. La torre, de dos plantas, protege la catedral de Saint-Nazaire, situada justo detrás, en la Ville Basse. Está equipada con cuatro torretas y se diseñó en forma de codo para entorpecer la maniobra del ariete, lo que explica la adopción del plano cuadrado de la puerta. Cada entrada en este pasaje está protegido por los sistemas de defensa: almenas, gradas y hojas. Para evitar los ángulos muertos se instalaron atalayas en las cuatro esquinas de la parte superior de la torre aumentando el número de ángulos de tiro.
Torres galo-romanas de la Cité (Carcassonne)
» Les remparts (Murallas): La ciudad medieval posee 52 torres repartidas en un doble recinto que mide 3 km de largo. La muralla interior consta con restos de murallas galo-romanas de los siglos III y IV (todavía se conservan diecisiete de ellas) caracterizadas por su pequeño aparejo coronado por bandas de ladrillos. A lo largo del siglo XIII, los reyes de Francia Luis VIII, Luis IX y Felipe el Audaz mandaron construir un segundo recinto exterior en torno a la ciudadela, así como un foso seco. La muralla interior se reconstruyó en gran parte en el último cuarto del siglo XIII y a comienzos del siglo XIV. Las torres medievales difieren de las torres romanas, conservando su forma exterior característica, con una placa de la fachada exterior y un interior curvado. El material utilizado para la construcción de muros y torres es la piedra que conforman la meseta sobre la que se construyó la ciudad, la piedra arenisca que se extrajo del mismo emplazamiento o de colinas circundantes.
Lices Hautes (Carcassonne)
» Les Lices, los espacios entre los recintos amurallados exteriores e interiores, miden un poco más de 1 km de circunferencia. Eran usados para torneos, para practicar el tiro con arco y como almacén de maderas y otros materiales. Se allanaron en el siglo XIII cuando se edificó la segunda muralla. Hoy la palestra permite descubrir las varias características de la arquitectura militar y ofrece hermosas vistas de la Bastida Saint-Louis, los Pirineos y la Montaña Negra. Se distinguen les Lices Basses, situados al norte entre la porte Narbonnaise y la porte de l'Aude donde se encuentran los recintos más antiguos, de la época visigótica, y los Lices Hautes, situados al sur y donde se encuentran los recintos construidos en tiempos de Felipe III el Atrevido.
Château Comtal (Carcassonne)
» El Château Comtal (Castillo Condal) es, en sí, una fortaleza dentro de otra fortaleza. Situado en la Cité y edificado sobre un domus del siglo I, fue la fortaleza que albergaba a los Trencavel, los vizcondes de Carcasona, quienes la reconstruyeron en el siglo XII sufriendo sucesivas modificaciones a lo largo de los siglos siguientes. A destacar la del año 1229 donde, por orden del reino de Francia, se convierte en senescalía. De 1240 a 1250, se llevó a cabo una importante labor para fortalecer la muralla, incorporando más torres redondas, la barbacana avanzada a la puerta de entrada y el foso. En el siglo XIII se inició la construcción del recinto para fortificarlo. Este recinto consta con una cortina, cinco torres redondas, galerías defensivas de madera sobre los muros, un castillete de entrada, una barbacana y un foso.
Musée Lapidaire en Château Comtal (Carcassonne)
En su interior se ubica el Musée Lapidaire (1 rue Viollet-le-Duc, Château Comtal). Desde 1927 se expone material arqueológico local del departamento del Aude, que va desde la época romana hasta el gótico pasando por el románico. La colección cuenta con ánforas y terracotas romanas, estatuas de alabastro, lápidas, pinturas murales románicas y restos de la catedral: un conjunto de ventanas góticas y piedras usadas como proyectiles en la Edad Media. En la sal Pierre Embry hay un 'Retablo de la Pasión' procedentes de la iglesia de Saint-Sernin, en la sala gótica una estatua yacente de un caballero de finales del siglo XIII procedente de la abadía de Lagrasse, en la sala románica una fuente para abluciones de mármol blanco del siglo XIII procedente de la abadía de Lagrasse y en la sala antigua un sarcófago paleocristiano de mármol blanco del siglo V.
» Le Grand Puits (Gran Pozo): Es el más antiguo entre los 22 pozos que abastecían la ciudadela. Su brocal data del siglo XIV y sus columnas y herrajes de la época renacentista. Una leyenda cuenta que los visigodos, asustados por la llegada de Atila, escondieron el tesoro del templo de Salomón. El pozo ha sido excavado muchas veces, siempre en vano.
Basilique St Nazaire (Carcassonne)
» Basilique St Nazaire (Place Saint-Nazaire, Cité):  Fue construida en el sitio de una catedral carolingia de la que no quedan restos. En la basílica coexisten los estilos románico y gótico. De la catedral románica, terminada en 1096 cuando fuera consagrada por el Papa Urbano II, sólo queda la nave central y dos naves laterales. Las estrechas bóvedas de cañón de estas últimas sostienen la bóveda de cañón apuntado de la nave central que, desprovista de ventanas altas, recibe la luz por los vanos bajos de las naves laterales y por los 'oculi' situados en la parte superior de la fachada oeste. Se alternan los pilares redondos y cuadrados. Los cuadrados son franqueados en cada una de sus caras por las columnas cilíndricas acabadas en capiteles de distintas formas. Los pilares redondos se alzan hasta el nacimiento de los arcos que separan la nave central de las laterales, a diferencia de los cuadrados, que suben hasta la cornisa de la bóveda.
Basilique St Nazaire (Carcassonne)
La anexión de Carcassonne al dominio real en 1226 trajo consigo una fuerte influencia del arte de Île-de-France. La iglesia fue ampliada entre 1269 y 1330 (presbiterio y transepto) en estilo gótico entonces predominante en el país y a expensas del obispo Pierre de Rochefort, cuyo túmulo se encuentra en la chapellle de St. Pierre. Varias veces remodelado, el edificio pierde en 1801 su estatus de catedral, que pasará a obtenerlo la iglesia de Saint-Michel, situada en la Bastide. La zona oeste tiene un campanario coronado con almenas, que se debe a las renovaciones de Eugène Viollet-le-Duc realizadas en la Cité.
El interior sorprende por el contraste entre la nave central, un magnífico ejemplo de románico del sur, tan simple como grave, la cabecera gótica iluminada por ventanas del ábside y sus seis capillas. Las vidrieras (siglos XIII y XIV) se encuentran entre los más interesantes del sur de Europa, mientras que el coro está rodeada de estatuas notables. Destaca la famosa 'Pierre du siège' ('Piedra del asedio'), una representación esculpida en una losa de piedra del sitio cruzado a la ciudad en 1209 y, a su vez, imponente documento de la historia militar del siglo XIII. Así mismo, la lápida sepulcral atribuida a la tumba de Simón de Montfort, jefe de la cruzada albigense y posterior vizconde de Carcasona y Béziers, inhumado en la basílica inicialmente, aunque luego fueron trasladados sus restos a Toulouse. En la basílica se encuentran un órgano, del que se encuentran referencias que ya existía en 1522, considerado de los más antiguos del Midi francés. Ha sufrido diversas restauraciones y sólo se pueden ejecutar piezas clásicas en él.
Musée de l'Ecole (Carcassonne)
» El Théâtre de la Cité, que se ubica en el interior de la ciudad medieval, fue creado en 1908 sobre el emplazamiento del antiguo claustro de Saint-Nazaire. Constaba con cerca de 6.000 asientos y el público se solía sentar en bancos o sencillas sillas. En 1957, Jean Deschamps, actor y director, fundó el célebre Festival de la Ciudadela, que sigue celebrándose cada verano. Para rendirle homenaje, el teatro de la Cité pasó a llamarse desde 2006 Théâtre Jean Deschamps.
» Otros museos: El Musée de l'Ecole (3 rue Plô, Cité) muestra una reconstrucción de una clase de antaño durante la III y IV Repúblicas. Exhibe muebles, documentos, exposiciones temáticas y realiza animaciones y actividades variadas, como escritura creativa en pluma. El Châteaux Cathares et Instrumentes de torture (7 rue St Jean, Cité) presenta la Inquisición, su historia y los instrumentos de tortura utilizados desde el siglo XII a la Revolución Francesa sobre un escenario realista con maniquíes, ofreciendo al visitante un recorrido emocional. El Centre Cultural de la Mémoire Combattante (102, rue Trivalle) muestra una retrospectiva de la historia militar a través de objetos, trajes, accesorios y documentos.
»» Oficina de Turismo: » 28, rue de Verdun (Carcassonne)
»» Otras entradas de Carcassonne en el blog: » Carcassonne: La Ville Basse
»» Bibliografía: » Jean-Pierre Panouillé: 'La Cité de Carcassonne' (Editions du Patrimoine) » Francia (Guías Visuales El País Aguilar) » Folletos y documentos de Carcassonne Tourisme.
»» Enlaces: » Carcassonne: Web oficial » Carcassonne Tourisme » Carcassonne: Cuatro motivos para ir y cuatro para regresar (Condé Nast Traveler) » Carcassonne en Wikipedia » Château et remparts de la Cité de Carcassonne » Cité de Carcassone (Carcassone Culture) » Cité de Carcassonne en Wikipedia (francés)

No hay comentarios: