01 diciembre 2014

Waterloo (Bélgica)

Waterloo (Bélgica)
Waterloo (Bélgica) se encuentra en la provincia Brabant-Wallon, entre las ciudades de Bruselas y Charleroi. Es famoso por la batalla en la que se enfrentaron los franceses al mando de Napoleón, y las fuerzas aliadas (inglesas, prusianas, holandesas y belgas) a las órdenes del Duque de Wellington ocurrida el 18 de junio de 1815 y en la que se enfrentaron 188.000 soldados en total, y que propició la caída definitiva del Primer Imperio francés. El resultado fue decisivo para el devenir histórico futuro ya que supuso el final del imperio de Napoleón. La batalla comenzó a las 11.30 y nueve horas después los franceses estaban en franca retirada. Napoleón abdicó y fue exiliado a la isla de Santa Elena, donde moriría seis años después en extrañas circunstancias. A pesar de su importancia, el campo de batalla, que abarca un total de 9 kilómetros, no se ha preservado; incluso una parte se ha convertido en autopista. Sin embargo, aún queda lo suficiente como para hacerse una idea de la batalla. En 2015 se cumplirá el aniversario de la misma.
El nombre de Waterloo fue mencionado por primera vez en 1102, designando una pequeña aldea en el límite de un gran bosque (Bosque de Soignes) a lo largo de una carretera principal que une Bruselas y Genappe, y más al sur de la zona de las minas de carbón.

Musée Wellington (Waterloo)
»» Edificios y espacios de interés:
» Musée Wellington (Chaussée de Bruxelles, 147) [Web oficial]: Situado a unos tres kilómetros del campo de batalla y dentro de la localidad. La posada de la la antigua estación de carruajes donde durmió Wellington s noches del 17 y el 18 de junio de 1815 se ha transformado en este museo. Se pueden visitar la habitación del Duque, el despacho en donde escribió su 'Parte de Victoria', y la habitación de su lugarteniente. Se han dedicado otras salas, cada una a un ejército, en las que podemos encontrar documentos, grabados, armas y souvenirs de las diversas naciones participantes en el combate. Especialmente insólito es la pierna artificial de lord Uxbridge, uno de los comandantes de Wellington. Durante la batalla, un proyectil de cañón le hizo perder la pierna, que se enterró en Waterloo. Después de su muerte, se devolvió a Inglaterra para que se uniera a sus restos y, en agradecimiento, sus familiares enviaron a Waterloo la pierna artificial. En la última sala se explican las fases de la batalla mediante una serie de diagramas iluminados, y en ella se puede ver también una impresionante colección de armas raras, tales como 'la Suffisante', cañón fabricado en Douai, Francia en 1813 y abandonado en el campo de batalla. Cada proyectil pesaba casi tres kilos.
Butte duy Lion (Waterloo)
» Butte du Lion (Hameau du Lion, Route du Lion 315):: Es un montículo de tierra de 45 metros de altura ('la colina del león'), que se levantó por los holandeses en 1826 en el lugar donde cayó herido el Príncipe William de Orange (1792-1849), uno de los generales holandeses de Wellington. El león encaramado en la parte superior simboliza la victoria de las monarquías. En la entrada al recinto distintas asociaciones de voluntarios ofrecen una escenificación de la batalla que relata paso a paso el desarrollo de la misma.
Cerca, 226 empinados escalones conducen hasta la zona superior, custodiada por un gran león de hierro fundido 28 toneladas que mira hacia Francia, obra de Van Geel, y desde donde se contempla una magnífica vista del campo de batalla. En ese punto máximo hay un plano de la misma. El ejército francés entró desde el sur y ocupó las tierras de labor, que a lo largo del día se anegaron. Sus adversarios tomaron una franja más seca al pie del montículo lo que facilitó su victoria. 200.000 soldados de siete países lucharon el 18 de junio de 1815.
Le Panorama (Waterloo)
» Le Panorama (Champ de bataille de Waterloo) (Hameau du Lion, Route du Lion 315): Es una de las atracciones más fascinantes que hay al pie del Butte du Lion. Esta pintura circular del pintor Louis Demoulin, que ilustra algunas fases de la batalla de 18 de junio 1815, se instaló en 1912. Tiene 110 metros de longitud y se despliega en la plataforma central levantada con este propósito. Esta galería circular sitúa al visitante en el corazón de la batalla donde soldados de infantería y caballería se enfrentan a tamaño natiral gracias al efecto de perspectiva logrado lor el talentoso pintor. El sistema de sonido cuadrafónico hace que sea aún más viva e impresionante la majestuosidad de es obra pictórica única en el mundo.
A finales del siglo XIX se hicieron muy famosas las pinturas circulares y ésta es una de las pocas que se conservan intactas.
Museé de Cire (Waterloo)
» Museé de Cire (Hameau du Lion, Route du Lion 315):: En este museo de cera se exponen figuras de soldados con los uniformes de 1815, destacando el conjunto que representa a Napoleón con su estado mayor. Además están representados otros personajes que intervinieron en la batalla como el duque Arthur Wellesley de Wellington, el mariscal Gebhard Leberecht von Blücher, el príncipe Guillaume II de Orange o Cambronne. Los personajes del museo de cera fueron hechas con gran realismo por los artistas del Musée Grévin en 1949. El museo se encuentra en el antiguo Hôtel du Musée, fundado en 1818 por el sargento mayor Cotton.
Resulta chocante que los diferentes ejércitos vistieran a sus soldados con colores tan llamativos; por una parte levantaban la moral de la tropa pero por otra les convertían en blancos fáciles de reconocer. Muchos oficiales pagaban de su bolsillo el uniforme de sus soldados, y competían con el diseño más espectacular.
Ferme Le Caillou (Waterloo)
» Ferme Le Caillou (Chaussée de Bruxelles, 66): Napoleón pasó la víspera de la batalla en la Ferme Le Caillou, una casa de campo construida originalmente en 1757. Se encuentra en la aldea de Vieux-Genappe, sección de la ciudad belga de Genappe en la provincia valona de Brabante, a 4 km al sur del Butte du Lion de Waterloo. La granja, cuyo propietario era el agricultor Boucquéau, fue destruida por el fuego en la mañana del 18 de junio 1815. En 1862 fue vendido a Emile Coulon, arquitecto provincial de Brabante, que transformó el edificio en 1889, dándole su aspecto actual. La viuda del arquitecto vendió la finca en 1905 a la condesa de Villegas, cuyo marido, el historiador Lucien Laudy. comenzó a reunir en la granja una colección de objetos de interés militar. En 1951, a la muerte del historiador, la finca pasó a la Sociedad Belga de Estudios napoleónicas (SBEN) que inició el actual museo.
Estatua de Napoléon (Musée Caillou)
La granja alberga el Musée du Caillou, un museo provincial que es el único museo napoleónico de Bélgica. Sus colecciones están distribuidas en cinco habitaciones. La sala de los asistentes, el comedor y el dormitorio del emperador fueron restaurados para recrear el ambiente de la época. El museo presenta armas, muebles y objetos de la época, documentos de archivo y presentaciones de diapositivas que trazan el campo de Bélgica en 1815. Se muestran objetos del ejército napoleónico y objetos y recuerdos del emperador, como una máscara mortuoria y su cama de campaña.
En el jardín del museo se encuentra una estatua de Napoleón, del escultor Luigi di Quintana Bellini Trinchi. El jardín también cuenta con un pequeño edificio de ladrillo, un osario, construido en 1912 para recoger los huesos que se encuentran en las labores de los campos cercanos y en las excavaciones.
»» Otros espacios y monumentos de interés en las afueras: A 1,5 km de Waterloo, hacia el sur, por la carretera N5, se encuentra el pueblo de Mont-St-Jean, donde Victor Hugo vivió en 1861 y donde escribió el capítulo de 'Los miserables', que se desarrolla durante la batalla. En la misma carretera se encuentra la Ferme Haie-Sainte, donde estuvieron acuarteladas las tropas inglesas, la Ferme Belle-Alliance y un poco más adelante el monumento a Victor Hugo, una columna de 18 m, y el monumento francés, ya cerca de la Ferme Le Caillou. Otras estatuas conmemorativas se hallan situadas a lo largo de la N5 y de carreteras secundarias adyacentes al campo de batalla como el monumento al Águila Herida, el monumento a Gordon, el monumento a los Belgas, el monumento a los Prusianos y la columna de Picton. Todas ellas son gratuitas para los visitantes que atraviesen el campo de batalla. Las granjas históricas de la batalla como Papelotte, Haie-Sainte, Hougoumont, Belle-Alliance y Mont-Saint-Jean existen aún, pero no están abiertas al público, bien por ser de propiedad privada o por restauración.
Église Saint-Joseph (Waterloo)
»» Aparte de los puntos de interés relacionados con la batalla de Waterloo, también se puede visitar el centro de la ciudad y sus monumentos históricos. Saliendo del Museo Wellington, al otro lado de la carretera, se halla la Église Saint-Joseph (Iglesia de San José). Esta pequeña iglesia se levantó a finales del siglo XVIII como capilla real, aunque su origen es de 1690. Posteriormente restaurada en 1844 y nuevamente en 1968. Años después la iglesia se amplió, y se llenó de lápidas conmemorativas, dedicadas a los soldados que cayeron en Waterloo. Destacan entre sus elementos exteriores la torre verde en forma de linterna y la elegante cúpula, que data del periodo español (1690). En el interior sobresale el púlpito de roble de madera, que se atribuye a Antwerpian Van Hoof. Junto a la Capilla Real se halla el hermoso edificio cuadrangular blanco, construido en el siglo XI y que alberga la Oficina de Turismo de Waterloo.
»» Oficina de Turismo de Waterloo: Chaussée de Bruxelles, 218
»» Bibliografía: » 'Bruselas y alrededores' (Guías visuales El País Aguilar) » Bélgica (Guía Total Anaya Touring Club) » Folletos turísticos de Waterloo
»» Enlaces: » Commune de Waterloo » Maison du Tourisme de Waterloo » Tourisme de Wallonia » Waterloo 1815 » Viajar a Bélgica

No hay comentarios: