19 mayo 2018

Kecskemét (Hungría)

Kecskemét (Hungría)
Kecskemét (Hungría), capital de la provincia de Bács-Kiskun, está situada en el centro de la Gran Llanura húngara, a medio camino entre Budapest y Szeged y en la zona comprendida entre los ríos Danubio y Tisza. Gracias a su favorable ubicación geográfica, se ha convertido en centro económico, administrativo, educativo y cultural de la región.
La ciudad alberga excelentes museos y cuenta con una exquisita sucesión de edificios secesión y barrocos que en ocasiones casi llegan a fusionarse. Alrededor de Kossuth tér se levantan monumentos de diferentes épocas, estilos, religiones y culturas. Pocas plazas de Europa aparecen rodeadas por un templo católico romano, otro franciscano, otro calvinista y otro judío; y aún menos ostentan obras maestras del art nouveau en todo su perímetro. Incluso en anodino bloque del moderno hotel Aranyhomok, que en otro lugar pasaría desapercibido, aporta lo suyo a la ecléctica mezcla de Kecskemét. Las plazas gemelas de Kossuth y Szabadság bullen de vida durante todo el día hasta bien entrada la noche. La ciudad supone, en conjunto, una visita preciosa.

Vác (Hungría): Ciudad barroca a orillas del Danubio

Vác (Hungría)
Vác (Hungría) está situada en el condado de Pest. Se la considera la puerta de la zona denominada Dunakanyár, la curva en la orilla este del Danubio. Ocupa su emplazamiento desde el año 1000 y con el paso de los siglos, la ciudad fue sometida por mongoles, otomanos y austriacos y a partir del siglo XVIII fue adquiriendo la apariencia barroca que ha conservado hasta hoy. En el centro, que se despliega en torno a Március 15. tér (día de la revolución de 1848), se encuentran algunos de los edificios más bellos de la ciudad y que pertenecen al patrimonio histórico. Fue un próspero mercado hasta 1951. El mercado en sí aún se conserva, aunque está oculto detrás del ayuntamiento, una magistral obra de 1680. Junto al ayuntamiento, la capilla y el hospital de Hospital y Capilla de Hermanos Hospitalarios de San Juan de Dios data del siglo XVII y sigue funcionando hoy como tal. La catedral de Vác fue construida entre 1761 y 1777. En la ciudad se halla el único arco del triunfo de Hungría, del siglo XVIII.
Su cercanía con Budapest, su acogedor y hermoso centro urbano, unas vistas impresionantes del Danubio y su animada vida cultural, lo han convertido en uno de los lugares de mayor interés turístico en Hungría. Baños termales y zonas naturales completan la oferta de esta bella localidad.

Vác (Hungría): Plaza 15 de marzo

Március 15. tér (Vác/Hungría)
Március 15. tér (Plaza 15 de marzo) en Vác (Hungría), antigua plaza de armas, es el lugar público más conocido de la ciudad. Ha sido desde el medievo centro administrativo, económico y cultural y desde 1949 lleva este nombre. Su diseño único, triangular, ya aparece en un mapa del siglo XIII. Tras su destrucción por parte de los mongoles, los colonos alemanes que llegaron a Vác realizaron su reconstrucción. La forma final, una mezcla de rococó y barroco, es de la década de 1760, cuando ganó espacio al ser demolida la iglesia románica de san Miguel, que ya estaba en mal estado. Sus ruinas, su cementerio y su cripta protegida por una cristalera, aún son visibles en la plaza.
En el siglo XVIII se construyeron bellos edificios públicos y casas hasta adoptar su aspecto barroco actual. El mercado se mantuvo desde su origen hasta 1951. A pesar de la reconstrucción posterior, conserva la atmósfera de un único complejo de edificios. La iglesia dominicana domina el lado sur de la plaza. Hacia la puerta de Viena se encuentra el antiguo palacio del obispo, el Palacio del Rector, en la actualidad la Colección Obispado de Vác y la Colección de Arte de Vác. En el lado occidental de la plaza se encuentra el Hospital y Capilla de Hermanos Hospitalarios de San Juan de Dios, el Ayuntamiento y la exposición Memento Mori.

13 mayo 2018

Győr (Hungría): Ciudad de ríos

Győr (Hungría)
A medio camino entre Budapest y Viena, en la confluencia de los ríos Rába, Rábca y Mosoni-Duna (un brazo del Danubio), Győr (Hungría) fue durante mucho tiempo punto de encuentro, y a menudo de colisión, de diferentes imperios. Los celtas fundaron la ciudad, a la que llamaron Arrabona, antes de dejar paso a los romanos. Los magiares, conscientes de su situación estratégica, crearon un obispado, y durante las guerras turcas, se convirtió en la fortaleza más inexpugnable del país.
El centro de Győr está repleto de edificios barrocos. Las iglesias, los palacios, los museos y los característicos balcones de esquina y estrechos callejones son recordatorios de un pasado histórico que invita a los visitantes a recorrer el centro de la ciudad. Por la reconstrucción de su centro barroco consiguió el Premio Europa en defensa del patrimonio artístico en 1989. La basílica y Püspökvár, el castillo de los obispos de Győr, erigidos en el Káptalandomb (Colina del Capítulo) son símbolos del cristianismo de Hungría Occidental. Uno de los símbolos de la ciudad es su ayuntamiento (1896-1898), diseñado por el arquitecto Jenő Hübner.
Győr es además una ciudad moderna y bien comunicada, lo que le convierte en un buen punto de partida para visitar la región de Győr, Moson y Sopron. Es conocida, además, por su industria, su famoso ballet, las galletas Győri y su equipo de balonmano femenino.

Győr (Hungría): Plaza Széchenyi

Széchenyi tér (Győr/Hungría)
La antigua plaza del mercado la Plaza Széchenyi (Széchenyi tér) de Győr (Hungría) es un espacio empedrado rodeado de espléndidos edificios en su mayoría de los siglos XVII y XVIII. En el flanco norte, dentro de la casa de la Escarpia, se puede visitar la colección Imré Patkó, con piezas étnicas de Asia y África y una sección de artes aplicadas del siglo XVI. El edificio barroco vecino (Apátúr-ház) alberga el Museo Xántus János, con la colección de la familia Petz de historia de medicina y una colección de sellos de correos, que incluye los primeros emitidos en Hungría.
Domina el lado sur de la plaza la barroca iglesia benedictina de San Ignacio de Loyola que erigieron los jesuitas en 1627. Junto a la iglesia está la Botica Museo, aún en funcionamiento y con un precioso techo labrado. La columna de María, en el exterior, se erigió en 1686 para celebrar la reconquista de Buda de los turcos. Durante el periodo turco había aquí una prisión subterránea y la picota se situaba frente a la casa del abad. En 1688 tuvo lugar aquí la última quema de brujas y en 1715 el ejército imperial ejecutó a Julianna Géczy, la 'dama blanca'. En 2010 se completó la renovación de la plaza y se la dotó de una hermosa fuente. Actualmente se celebran en ella diferentes acontecimientos culturales, festivales, ferias y representaciones teatrales.

Székesfehérvár (Hungría)

Székesfehérvár (Hungría)
Székesfehérvár (Hungría), pronunciado /Sikesh-fegir-var/, es la capital del condado de Fejér y de la región de Transdanubio Central, y es la novena ciudad más poblada del país. Las empedradas calles peatonales del casco antiguo de Székesfehérvár acogen un sinfín de edificios de relevancia histórica y religiosa. Fue durante 500 años la sede de la iglesia donde se coronaba a los reyes de Hungría y el sarcófago de su primer rey cristiano, san Esteban, sigue aquí. El barrio de la ciudad vieja fue reconstruido en el siglo XVII, después de la salida de las tropas turcas. Casi todas las viviendas fueron edificadas en el estilo barroco, pero se conservó la topografía medieval de la ciudad. Como una de las últimas plazas fuertes del ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial, sorprende que los edificios medievales y barrocos de Városház tér, la plaza central, sigan en pie, más aún cuando todo lo que les rodeaba fue destruido por completo, de ahí el carácter anodino del resto de la ciudad.
El nombre húngaro significa 'castillo' (vár) 'blanco' (fehér) 'de la sede' (szék). Székesfehérvár, que en la Edad Media se conocía con el nombre de Alba Regia, es una de las ciudades más antiguas de Hungría.

24 abril 2018

Riga: El casco antiguo

Riga (Letonia)
Riga (Letonia) es la ciudad más grande y cosmopolita de los países bálticos y su larga historia como centro mercantil se refleja en los edificios que bordean sus calles y plazas. Fundada en el año 1201 por un sacerdote alemán, Albert von Buxhoevden, supo ser una importante ciudad de la Liga Hanseática, alianza que reunía a los países del mar Báltico y orbitaba alrededor del poder alemán. Durante muchos siglos Riga permaneció dentro de sus murallas en la orilla derecha del río Daugava. Esta zona, ahora conocida como 'casco viejo' (Vecrïga), alberga la mayoría de monumentos de interés de la ciudad.
El casco antiguo de Riga concentra sus tesoros entre el Daugava y el Pilsetas kanals, limitando al norte con Krišjāņa Valdemāra iela y al sur con 13. Janvāra iela. En su laberinto de callejas se suceden bonitas casas restauradas en estilo renacentista holandés, edificios modernistas y emblemáticos monumentos religiosos que recuerdan el próspero pasado comercial de la ciudad, como por ejemplo la Casa de los Cabezas Negras o los Tres Hermanos. La principal ruta a través de este laberinto de calles es Kaļķu iela, que conduce desde el Puente de Piedra (Akmens tilts) hasta la calle Brīvības y el monumento a la Libertad. Vecrïga, el corazón histórico de la ciudad, está dominada por tres torres: la de San Pedro, la de la Catedral (Dome) y la de San Jacobo.

Riga: Centro y las afueras

Monumento a la Libertad (Riga/Letonia)
La ciudad de Riga está dividida en sector oriental y occidental por las aguas del río Daugava que desemboca en el Golfo de Riga.
A mediados del siglo XIX se demolieron las murallas de la ciudad de Riga y el espacio resultante se cubrió de avenidas y parques. Las estaciones centrales de autobuses y tren se hallan en el extremo sureste de esta zona. Al norte se extiende la ampliación de la ciudad realizada en el siglo XIX y principios del XX, a la que se conoce como Centro (Centrs), donde se hallan algunos de los edificios 'art nouveau' más impresionantes de la ciudad, que llevó a la Unesco a declararla Patrimonio de la Humanidad. Las construcciones de vanguardia se encuentran en el norte de la ciudad, entre las calles Elizabetes, Alberta y Strelnieku.
Aunque los barrios periféricos de Riga son sobre todo residenciales, incluyen numerosos lugares de interés. El barrio Moscú, al sureste del casco antiguo, ha acogido mucho tiempo comunidades inmigrantes, incluidos numerosos judíos antes de la Segunda Guerra Mundial. Al norte se extiende el exclusivo Mežaparks, construido para balto-alemanes adinerados. Y al otro lado del río está la Orilla Izquierda, con antiguos edificios de madera y varios museos, como el del Ferrocarril. En la zona este del casco antiguo, a orillas del canal que fuera en otros tiempos el foso defensivo de la ciudad, hay parques y bulevares encantadores creados en el siglo XIX.

Riga: Arquitectura 'art nouveau'

Elizabetes iela 33 (Riga)
La colección de edificios 'art nouveau' de Riga (Letonia) se ubica en su mayoría en el centro (Centrs) y ha sido reconocida por la Unesco por su belleza inigualable. Más de 750 edificios modernistas (más de un tercio del área central) pueblan varias partes de esta ciudad y hasta barrios enteros pertenecen a este estilo. El estilo Jugendstil (estilo joven), como se llamó en los países germánicos al Art Noveau, debe su nombre a la revista muniquesa 'Die Jugend', que difundió y popularizó este estilo que buscaba dar expresividad plástica a los objetos cotidianos. Además de Riga, el 'art nouveau' se desarrolla especialmente en París, Barcelona, ​​Berlín, Viena, Cracovia, Moscú y San Petersburgo, entre otras ciudades.
Muchos ejemplos tempranos datan de principios de siglo XX y están catalogados como 'art nouveau' ecléctico decorativo, en el que se emplean asimetrías, ornamentación simbólica y detalles tomados de la naturaleza. La figura femenina como símbolo de belleza es preponderante y se halla presente en muchas de las fachadas en este estilo.

Jelgava (Letonia)

Palacio ducal (Jelgava-Letonia)
Jelgava, situada a 41 km al suroeste de Riga, es la mayor ciudad de la región de Zemgale (Semigalia). Su nombre se cree que se deriva de la palabra livonia 'jālgab', que significa 'la ciudad en el río'. Jelgava está situado en una llanura fértil sobre el nivel medio del mar en la orilla derecha del río Lielupe. Es un centro ferroviario ya que se encuentra en el cruce de seis líneas ferroviarias que conectan a Riga, Letonia oriental y occidental y Lituania en el mar Báltico.
Durante muchos siglos, Jelgava era políticamente la segunda ciudad más importante de Letonia. De 1578 a 1795 Jelgava (entonces llamado Mittau) fue la capital del ducado de Curlandia y Semigallia, la parte occidental independiente de Letonia dentro del Imperio Ruso. Fue un importante centro económico y comercial. Sufrió importantes daños durante las dos guerras mundiales. Durante la Segunda Guerra Mundial, Jelgava perdió dos tercios de su población y fue testigo de la destrucción de casi el 90% de sus edificios. En el período posterior a la guerra, la ciudad fue reconstruida según el diseño soviético típico.
El palacio ducal (Jelgavas Pils) es el principal símbolo de la ciudad, junto con hermosos edificios neoclásicos como la Academia Petrina, actual Museo de Arte e Historia, o iglesias como catedral ortodoxa de San Simeón y Santa Ana; muchos de los edificios donde dejó su impronta el arquitecto italiano Francesco Bartolomeo Rastrelli.

15 abril 2018

El art nouveau en Amberes (Bélgica)

Cogels-Osylei (Amberes/Bélgica)
A finales del siglo XIX, con la aparición de nuevos materiales de construcción, el auge de la burguesía y la influencia de los terrenos de ultramar, las artes decorativas y la arquitectura en Bélgica abandonan los modelos históricos para dar paso a formas más libres y creativas. Este nuevo estilo arquitectónico en Flandes destaca sobre todo en la arquitectura, y sus máximos representantes fueron el pionero Victor Horta (1861-1947), Paul Hankar, Paul Cauchie o Henry van de Velde.
Amberes, la segunda ciudad modernista de Bélgica tras Bruselas, cuenta con más de cien edificios de estilo art nouveau. Aquí el art nouveau se muestra en todas sus variantes y convive con la arquitectura neogótica, neorrenacentista o ecléctica. A pesar de la influencia directa de la arquitectura de Bruselas, en especial la de Victor Horta y Gustave Strauven, el art nouveau de Amberes desarrolla particularidades propias a partir de la relectura del Renacimiento flamenco como especificidad nacional. El carácter burgués del nuevo estilo se explica por la gran cantidad de arquitectura doméstica; ningún edificio público se erigió según el estilo art nouveau. Una de las calles más famosas es Cogels-Osyley, que agrupa unos 170 edificios protegidos como monumento. Además del art nouveau, fachadas de otros estilos (neobarroco, neorrenacentista o muestras que recuerdan a los palacios del Loira) convierten el recorrido en una auténtica delicia.