26 febrero 2015

Milán: El legado histórico (1)

Castillo Sforzesco (Milán)
Milán está en el norte de Italia, al sur de los Alpes, cerca de los lagos Como y Maggiore. Visitar esta ciudad de Lombardía es descubrir el pasado de una de las ciudades más ricas de Italia y de Europa. Pero la ciudad milanesa no es solo industria y moda, también posee un importante número de lugares que conforman un impresionante legado histórico. Investigar en el mismo nos llevará a buscar los restos del Milán romano, medieval y renacentista, sin olvidar al hijo adoptivo más famoso de la ciudad, Leonardo da Vinci. Las obras de este maestro renacentista en Milán tienen su reflejo desde el fresco de 'La Última Cena' hasta las maquetas de sus inventos, expuestas en el Museo della Scienza e della Tecnica, pasando por los Navigli, los canales en cuyo proyecto participó Da Vinci. Debido a su extensión, este recorrido histórico por Milán lo desarrollaremos en dos partes: la primera de ellas nos llevará a analizar desde el Castillo Sforzesco hasta la basílica de Sant'Ambrosio y una segunda entrega desde Porta Ticinise y San Lorenzo alle Colonne hasta los Navigli.
Castillo Sforzesco (Milán)
»» El legado histórico de Milán (1):
» Castillo Sforzesco (Piazza Castello) [Web oficial]: Construido como fortaleza en 1368 por Galeazzo II Visconti, el castillo de los Sforza fue ampliado en el siglo XIV por Gian Galeazzo y después por Filippo Maria, quien lo transformó en un espléndido palacio ducal. Fue en parte destruido en 1447 a causa de una decisión de la República Ambrosiana y fue reconstruido tres años más tarde por Francesco Sforza, señor de Milán, que junto a su hijo Ludovico El Moro convirtieron el castillo en una de las cortes más magníficas de la Italia Renacentista con invitados como Bramante y Leonardo da Vinci. Bajo el dominio español y austriaco, el castillo sufrió muchas adversidades hasta 1880 cuando el gobierno quiso destruirlo definitivamente. Pero el buen juicio prevaleció y el castillo se restauró bajo la dirección de Luca Beltrami, arquitecto que lo restauró entre 1893 y 1904 y lo convirtió en un importante museo.
La entrada se sitúa bajo la torre Filarete, la torre central del castillo (se derrumbó en 1521, cuando explotó la pólvora que en ella se guardaba y reconstruida por Luca Beltrami en 1905 siguiendo el diseño original); atrás se puede encontrar la torre de Bona di Savoia y en el lado izquierdo está el Cortile de la Rocchetta, una parte fortificada dentro del castillo que era el último refugio en caso de asedio. La Rocchetta tiene un pórtico interno con tres soportales diseñados por Filarete, Ferrini y Bramante, y dentro de sus cuartos aloja el famoso cuadro de Bramante 'Argos', en la torre Castellana, donde Ludovico el Moro tenía su sala del Tesoro. Normalmente la Corte Ducal se usaba como residencia de los señores de la ciudad. Uno de los cuartos de la Corte Ducal, la famosa 'Sala delle Asse', se piensa que haya sido pintada al fresco por Leonardo da Vinci (1498). La Capella Ducale todavía conserva los frescos originales, pintados en 1472 por Stefano de Fedeli y Bonifacio Bembo para Galeazzo María Sforza. Son notables también los doce tapices de Trivulzio, diseñados por Bramantino, que representan los meses del año y los signos del zodiaco.
Hoy, el espléndido Castillo de los Sforza es sede de instituciones culturales y alberga 3 museos que atraen toda la atención de los visitantes. El más popular es el Civiche Raccolte d'Arte Antica, conocido por guardar la última obra de Miguel Angel, la inacabada Pietà Rondanini, que el museo compró en 1952 y que muestra a la Virgen acunando el cuerpo de Cristo. En la planta superior se encuentra una amplia colección de cuadros con obras de Leonardo da Vinci, Mantegna, Antonello Messina. Los otros dos museos son el de Artes Aplicadas, donde se exponen obras de hierro forjado, cerámicas y marfil y el Museo Arqueológico.
Palazzo Litta (Milán)
» Corso Magenta: Es una de las calles más fascinantes de Milán, con algunas joyas arquitectónicas como la residencia Atellani (en el número 65), donde vivió Leonardo mientras pintaba 'La Última cena', o el Palazzo de la Stelline (en el número 61), que era en su origen un orfanato para niñas, o el Museo Teatrale (número 71) que muestra la historia de la Scala.
» Palazzo Litta (Corso Magenta): Este palacio, considerado uno de los ejemplos más notables de la arquitectura lombarda doiciochesca, fue construido en 1648 para el conde Bartolomeo Arese, presidente del Senado en 1660, y una importante figura política en Milán, por Francesco María Riccini. La fachada rosa, en estilo barroco tardío, se construyó en 1763 por encargo de la heredera Litta Visconti Arese y es obra de Bartolome Bolli, que la decoró con grandes telamones. En su interior destacan el 'piano nobile' (planta noble), la Sala Rossa, el Salone degli Specchi, el Salotto della Duchesa y ya fuera, el Teatro Litta, el más antiguo de la ciudad. Desde 1905 el edificio es sede de las oficinas de la compañía estatal de ferrocarriles.
» Civico Museo Archeologico (Corso Magenta, 1): Contiene una importante colección de restos arqueológicos, además de los restos de la muralla romana. Entre sus piezas destaca el 'Retrato de Maximino' (mediados del siglo III), la pátera Parabiago y la copa Diatreta (ambas del siglo IV) o la Torre di Ansperto, una torre romana de las antiguas murallas de Maximino.
Santa María delle Grazie (Milán)
» Santa María delle Grazie (Piazza Santa Maria delle Grazie, 2): Situada en la propia Piazza Santa Maria delle Grazie se encuentra la iglesia con el mismo nombre, una iglesia singular diseñada por Guiniforte Solari y construida entre 163 y 1490, y terminada por Bramante en pleno renacimiento a petición de Ludovico el Moro para convertirla en un mausoleo familiar.
Son dignos de visitar los claustros del edificio aunque, sin duda, la verdadera joya que guarda la iglesia es su refectorio conocido como el Cenacolo Vinciano, donde se encuentra el grandioso fresco de Leonardo da Vinci: 'La Última Cena', una de las obras maestras de la historia del arte.
Leonardo fue contratado en 1494 para trabajar en la iglesia y hacer un fresco en la pared norte del refectorio. Eligió 'La Última Cena' para capturar el momento inmediatamente posterior al anuncio de Cristo de que uno de sus apóstoles le iba a traicionar.
Hasta hace muy poco tiempo, no estaba bien conservada debido a la técnica experimental que Leonardo adoptó para realizarla, escogiendo el uso de témpera sobre yeso en lugar del clásico método del fresco. Sus condiciones no mejoraron después de los numerosos intentos de retoque y consolidación en los siglos que siguieron. La última restauración duró más de 20 años y fue terminada en 1999, con éxito en la recuperación de las partes originales de la pintura, por lo que es posible todavía admirar su belleza original.
Museo della Scienza e della Tecnica (Milán)
» Museo della Scienza e della Tecnica (Via San Vittore, 21) [Web oficial]: Instalado en el antiguo monasterio de San Vittore (siglo XVI), parcialmente diseñado por Vicenzo Seregni; primero fue hospital militar y después cuartel, cuando fueron suprimidos los cuarteles (en 1804). Sufrío importantes daños en la II Guerra Mundial, siendo restaurado y convertido en museo en 1947. Contiene una de las mejores colecciones de ciencia y tecnología del mundo, destacando la Galería Leonardo da Vinci con maquetas en madera de las máquinas y aparatos inventados por el genio, expuestas junto a sus dibujos.
» Pusterla di Sant'Ambrogio: Es una de las puertas menores de la muralla medieval, situada junto a la basílica de San Ambrosio. Reconstruida en 1939, contiene un museo con armas antiguas e instrumentos de tortura.
Basilica di Sant'Ambrogio (Milán)
» Sant'Ambrogio (Piazza Sant'Ambrogio, 15) [Web oficial]: La Basílica de Sant’Ambrogio es un importante ejemplo de arquitectura románica. Esta es una de las iglesias más antiguas de Milán y uno de los muchos edificios medievales en Lombardía. Su construcción fue ordenada por el obispo Ambrosio en el 379 y duró hasta el 386, sobre un antiguo cementerio de los primitivos cristianos, como parte de un programa de reorganización del cristianismo en Milán. La iglesia conserva el sepulcro de San Ambrosio, quien parece haya sido obispo de Milán desde 374 hasta su muerte en 397, cuando luego fue enterrado al lado de San Gervasio y de SanProtasio dentro de la iglesia, en la cripta y debajo del Altar Dorado.
En el siglo VIII los monjes benedictinos comenzaron a ampliarla y en el IX el obispo Ansperto construyó el atrio. Durante este siglo se construyó también el campanario, conocido como el campanario 'de los monjes'. En 1196 se derrumbó la cúpula y se reconstruyeron las bóvedas y el púlpito, y en 1492 el Cardenal Ascanio Sforza pidió a Bramante que reestructura la rectoría y el monasterio. En los siglos siguientes se hicieron otros cambios, pero en 1857 el archiduque Maximiliano de Austria ordenó que las adiciones barrocas de la iglesia tenían que ser quitadas. Fue bombardeada en agosto de 1943 durante la Segunda Guerra Mundial y luego fue restaurada por el arquitecto Ferdinando Reggiori.
La puerta original (entre el siglo IV y el VII) es de madera tallada con escenas de la vida de David y Saul. Justo antes de llegar al atrio, a la izquierda, se encuentra la Colonna del Diavolo, una columna romana con dos agujeros en la mitad que, según la tradición, fueron abiertos por los cuernos del diablo mientras tentaba a san Ambrosio.
Basilica di Sant'Ambrogio (Milán)
El atrio actual, cons sus arcos ciegos, data del siglo XII y reemplaza al construido por el obispo Ansperto en el siglo IX. Los pilares compuestos tienen los capiteles decorados con flores y símbolos cristianos: el pastor y el cordero con la cruz son símbolos de Cristo, los animales que luchan entre ellos son signo del bien que vence sobre el mal.
El interior está caracterizado por las solemnes proporciones típicas del románico lombardo. La nave está cubierta de bóvedas de crucería apoyadas sobre enormes pilares. Las dos columnas imitan símbolos cristianos: la cruz con la cual se vencen todos los males, figurados en la serpiente. Los capiteles están decorados con historias bíblicas y animales fantásticos que simbolizan la lucha entre el bien y el mal.
El ábside (siglos IV al VIII y parcialmente restaurado tras los bombardeos de 1943) está decorado con un mosaico que representa a Cristo entronizado e incluye escenas de la vida de San Ambrosio. El ciborium es un pequeño baldaquino del siglo X que protege el Altar Dorado y que se apoya en cuatro columnas romanas decoradas con estucos. El Altar Dorado, construido por Volvinius en el siglo IX para guardar los restos de San Ambrosio, está decorado con relieves de la vida de Cristo (delante) y el propio San Ambrosio (detrás).
El sarcófago de Stilicho, situado debajo del púlpito, es una obra maestra del siglo IV con relieves de figuras religiosas. Tradicionalmente se considera la tumba del general romano Stilicho, pero es posible que contenga los restos del emperador Graciano.
El altar, donación del Arzobispo Angilberto II en el siglo IX, es un baúl de madera cubierto de láminas de oro y plata, adornado con piedras preciosas y esmaltes, obra del orfebre Volvinius. En el centro se representa a Cristo con los apóstoles, a los lados se narran episodios del Evangelio y atrás la historia de San Ambrosio.
Destaca también la Capilla de San Vittore in Ciel d'Oro, llamada así por los mosaicos dorados de la bóveda, y con mosaicos del siglo IV que representan a San Ambrosio [Basílica de San Ambrosio] [Ambrosio de Milán].
»» Otras entradas de Milán en el Blog: » Milán: El legado histórico (2) » Milán: El Barrio de Brera » Milán: Centro histórico » Milán: Quadrilatero della Moda
»» Bibliografía: 'Milán y los lagos' (Guías Visuales El País Aguilar). Folletos turísticos varios.
»» Otros enlaces: » Monumentos en Milán » Sobre Milán

No hay comentarios: