26 febrero 2015

Milán: El legado histórico (2)

Corso di Porta Ticinese (Milán)
En esta segunda entrega sobre el legado histórico de Milán nos centraremos en el recorrido entre Porta Ticinese y San Lorenzo alle Colonna hasta los Naviglios Pavese y Grande.
El recorrido cuenta con excepcionales espacios y zonas  como la propia Basílica de San Lorenzo Maggiore alle Colonne, enfrente de 16 columnas corintias de los siglos II y III, que formaban parte de un templo romano; la Porta Ticinese, la Basílica de Sant' Eustorgio, con la exquisita capilla Portinari, y los Navigli, los canales', que formaron hasta finales del siglo XIX el distrito portuario de Milán y del que hoy sólo sobreviven el Naviglio Grande y el Naviglio Pavese, unidos por la dársena. Un rincón especialmente bello es el Vicolo delle Lavandai (Callejón de las Lavanderas), situado en los caminos de sirga, antiguos lavaderos con techos de madera donde las mujeres lavaban la ropa.

San Lorenzo Maggiore alle Colonne (Milán)
»» »» El legado histórico de Milán (2):
» Basílica de San Lorenzo Maggiore alle Colonne (Corso di Porta Ticinese, 35) [Web oficial]: Situada enfrente de 16 columnas corintias de los siglos II y III, que formaban parte de un templo romano no identificado y que fueron colocadas en su emplazamiento actual en siglo IV, y de una copia de bronce de la estatua del Emperador Constantino (autor del Edicto de Milán que en el año 313 terminó con las persecuciones a los cristianos), la basílica de San Lorenzo es un importante ejemplo de la arquitectura romana y temprano-cristiana.
Se construyó al final del siglo IV, siendo una de las iglesias redondas más antiguas del mundo cristiano de occidente y pudo ser la vieja capilla platina imperial. La iglesia se construyó utilizando materiales de un anfiteatro cercano. Ha sido víctima de muchas desgracias y, por lo tanto, fue restaurada varias veces: en 1911, 1916 y en 1937/1938 .
San Lorenzo Maggiore alle Colonne (Milán)
La cúpula fue construida más tarde, en 1619, y la fachada se data en el siglo XIX. En las capillas de Sant’Aquilino, Sant’Ippolito y San Sisto se encuentran algunos famosos mosaicos cristianos y varios de los frescos más interesantes del norte de Italia.
La fachada, obra de Cesare Nava, data de 1894. El bajorrelieve sobre la entrada es una imagen que se repite en la iglesia: se trata de san Lorenzo, que fue asado vivo sobre el carbón en el siglo III. La cúpula, la mayor de Milán, se asienta sobre un tambor octogonal iluminado por ocho ventanales. Fue reconstruida por Martino Bassi tras derrumbarse en 1573. Los presbiterios del siglo XVII, obra de Trezzi y Richini, habían diseñados en su origen para unirse a las columnas y recordar la forma de los antiguos patios romanos.
La Capella de Sant'Aquilino está ornamentada con mosaicos del siglo V y representan a Elías en el carro de fuego y a Cristo con los apóstoles. Los frescos de la Cappella de San Sisto fueron pintados en el siglo XVII por Gian Cristoforo Storer.
Porta Ticinese (Milán)
» Porta Ticinese: En el siglo XII, cuando las murallas de la ciudad se ampliaron para incluir a San Lorenzo, la puerta romana, en el actual Largo Carrobio, fue reemplazada por una nueva puerta medieval: la Porta Ticinese (imagen 3). Un foso discurría a lo largo de las nuevas murallas y de la actual Via Molino delle Armi, llamada así por los molinos utilizados para forjar las armas.
La Porta Ticinese fue renovada en el siglo XIV por Azzore Visconti y decorada con un tabernáculo de 'La Virgen y el Niño con San Ambrosio', del taller de Giovanni de Balduccio. Esta puerta, la única que queda en pie junto a la Porta Nuova, en la Via Manzone, fue fortificada con dos torres en 1865.
» Basílica de Sant' Eustorgio (Piazza Sant'Eustorgio, 1) [Web oficial]:  En el siglo XI comenzó la construcción de una basílica sobre otra fundada por san Eustorgio, un obispo de Milán, en el siglo IV para conservar las reliquias de Reyes Magos. El cuerpo principal de la iglesia actual data del siglo XIV. A la izquierda de la fachada, reconstruida en 1865, se disponen varias capillas de los siglos XIII al XIV. La capilla Brivio alberga la tumba de Giovanni Stefano Brivio, de Tomaso Cazzaniga (1486). El bajorrelieve del medio representa la 'Adoración de los Reyes Magos' y el altar es un tríptico de Ambrogio Borgognone.
Basílica de Sant' Eustorgio (Milán)
En el crucero sur está el sarcófago del románico tardío que otrora guardó las reliquias de los reyes Magos. Detrás del altar se encuentran los restos del ábside del siglo IV y un pasadizo que conduce a la capilla Portinari (1462-1468), uno de los más célebres ejemplos de arte renacentista en Lombardía. Tiene frescos de Vincenzo Foppa y un sepulcro de mármol de Giovanni di Balduccio, un alumno del siglo XIV de Giovanni Pisano.
En 1163, cuando Milán fue saqueada por Federico Barbarroja, las reliquias de los Reyes Magos fueron consignados y luego llevados a Colonia (Alemania), pero algunas fueron devueltas en 1903 a Sant'Eustorgio. Aún hoy, en memoria de los Reyes Magos, el campanario está rematado por una estrella en lugar de la tradicional cruz.
Naviglio Grande (Milán)
» Los Navigli: Formaron, hasta finales del siglo XIX, el distrito portuario de Milán. Los obras del canal Naviglio Grande comenzaron en 1177, seguidas de los de Pavia, Bereguardo, Martesana y Padermo. El sistema de esclusas permitía a los barcos navegar entre los canales en diferentes niveles lo que hizo que en el siglo XIV el mármol de Candoglia necesario para construir el Duomo se transportara por estos canales.
En el siglo XV, Ludovico El Moro mejoró la red de canales con la ayuda técnica de Leonardo da Vinci.
Los canales que abrazaban el centro de la ciudad fueron vaciados en el año 1930 y desde entonces perdura la nostalgia de la "Milán del puerto" (en 1953 la ciudad fue clasificada como el decimotercer puerto de Italia), la de las casas populares de piedras cubiertas de balcones y escaleras, la de los chirriantes puentes de madera y la de las orillas invadidas por mercadillos y lavanderas. En 1979 cesó totalmente la navegación. El testimonio del pasado sigue hoy vivo en la Dársena (mandada construir por el conde de Fuentes, gobernador español), que une los dos 'navigli' (canales) supervivientes, el Naviglio Grande y el Naviglio Pavese, llenos de agua del río Ticino.
San Cristoforo al Naviglio (Milán)
En los Navigli se encuentra la iglesia de San Cristoforo al Naviglio, dedicada al santo patrón de los barqueros, formada por dos edificios de los siglos XII y XIII, y la de Santa María delle Grazie al Naviglio que da al canal.
Uno de los rincones más bellos es el Vicolo delle Lavandai (Callejón de las Lavanderas), situado en los caminos de sirga, antiguos lavaderos con techos de madera donde las mujeres lavaban la ropa. Los sábados se despliega un mercadillo de gastronomía regional, libros, curiosidades... y el último domingo del mes un mercado de antigüedades (Mercatone dell' Antiquariato) en la orilla de los canales.
»» Otras entradas de Milán en el Blog: » Milán: El legado histórico (1) » Milán: El Barrio de Brera » Milán: Centro histórico » Milán: Quadrilatero della Moda
»» Bibliografía: 'Milán y los lagos' (Guías Visuales El País Aguilar). Folletos turísticos varios.
»» Otros enlaces: » Monumentos en Milán » Sobre Milán

No hay comentarios: